Peronistas y kirchneristas, kirchneristas y peronistas

Voy a decir una cosa, alguno se identificará, otros -que tienen un filtro mental para cualquier cosa crítica que se opine sobre ellos- negarán o se enojarán (sabiendo o no sabiendo -por lo del filtro- por qué se enojan).

Pero…

En el 2005 nosotros “no éramos peronistas” por defender a Néstor. Se cruzaban de vereda (literalmente) y nos decían, de mala manera: “Nosotros somos peronistas”.

En el 2007 “Cristina no puede gobernar”. Una mujer no puede y la va a controlar Néstor. “Duhalde los va a hacer mierda”. Ganó lejos, pero nadie nos dijo “tenían razón”.

En el 2009 decían que Néstor era un loco desatado, que Cristina estaba controlada por él, y vivía llena de lujos: carteras, zapatos, ropas carísimas. Mi mujer y yo, por defenderlos, éramos unos “zurdos”.

En el 2011 -luego de las elecciones, obvio- Cristina era una genia y Néstor un visionario. Todos kirchneristas de la primera hora y a defender el proyecto. Nosotros… no existíamos. Los de la “primera hora” y los que entendían bien el valor de los Kirchner eran otros. (Y el maltrato psicológico se siente.)

En el 2013, Cristina está desquiciada, no es peronista, está acabada, además de ser un montonera rodeada de montoneros. El peronismo “verdadero” es otro, el de los sindicalistas. A la “JP y a los zurdos Perón los echó de la Plaza”. Por ende, ahora “tenemos que apartarnos de Cristina, del FPV y de ‘estos’ “. Nosotros –que seguimos defendiendo a Cristina, el modelo y los huevos que siempre tuvo Néstor, que tiene Cristina (metafóricamente) y que tiene el kirchmerismo– estamos equivocados, no sabemos de política, “no vemos la realidad”…

No son comentarios de distintas personas, son comentarios de más o menos las mismas personas.

Nosotros -y hablo de mi mujer (Gladys Mabel Canizzo) y yo (Eduardo J. Carletti)- seguimos pensando igual: es el mejor gobierno que hemos conocido. Es más, tendrán huevos y continuarán transformando el país.

Alguno podrá decirme dónde encuentra la coherencia.

Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.